Las muelas del juicio o cordales son cuatro piezas que se ubican en la última parte de la dentadura, dos muelas del lado inferior y las otras dos del lado superior. De todos los dientes estas son las últimas en salir, de hecho, tardan mucho tiempo en brotar por completo y, cuando lo hacen normalmente es en la etapa de la adultez.

Sin embargo, algunas de las molestias bucodentales ocasionadas se deben a las muelas del juicio, puesto que cuando estas tienen espacio insuficiente, producen mucho dolor al momento de erupcionar. En tal sentido, para conocer un poco más sobre el dolor de muelas del juicio y otros aspectos relevantes al mismo, presta atención a este artículo.

¿Qué es?

Las muelas del juicio son las terceras molares que forman parte de la dentadura y, como se ha mencionado, son las que más tardan en salir. Es más, en muchas ocasiones, cuando van a brotar no lo hacen por completo.

Estos molares no cumplen una función específica, se puede decir que ni siquiera participan en el proceso de masticar los alimentos como los demás dientes.

A las muelas cordales se les conoce por ‘dientes de juicio’, debido a que reflejan la madurez y la edad de las personas. Esto por motivo de que las muelas suelen salir entre los 17 y 25 años. Sin embargo, no siempre es así.

Cuando estas están saliendo significan un problema para muchas personas, ya que producen dolor y molestia si no tienen espacio suficiente para colocarse en su lugar.

Causas

El dolor de las muelas del juicio se produce por diversas causas. La principal de ellas es la que se ha mencionado anteriormente, la falta de espacio durante el brote. Cuando los demás dientes han salido y luego las muelas no tienen espacio para ubicarse ejercen fuerza, y eso es lo que produce el dolor y una sensación de presión en esa área.

Aparte de eso, otra de las razones por las que da dolor de muela se debe a una infección que se genera en la zona de las encías. Aunado a ello, las caries también causan dolor y en especial en las muelas de juicio, ya que al situarse en la parte final de los dientes es más difícil acceder a ellas para cepillarlas.

El hecho de que las muelas retenidas ejercen fuerza para moverse puede causar daño en los demás dientes. Por la presión pueden ser causantes de apiñamiento a fin de tener el espacio que l